0 item(s)
 x 

¡Tu carro está vacío!

0 item(s)
 x 

¡Tu carro está vacío!

Espera un minuto, mientras que estamos haciendo el calendario

Suscribirse al blog

Últimos Comentarios

Sin comentarios todavía.
Ofertas Otono

Bebés: alimentación complementaria

aliment-infantil

Durante los primeros meses de vida, la alimentación de un bebé consiste básicamente en leche materna o en sustitución, leche de fórmula. Cuando el bebé alcanza los 6 meses de vida, comienza a ser necesario completar esta alimentación con otros alimentos aptos, siempre siguiendo las pautas dictadas por el pediatra.

La alimentación complementaria se inicia a los 6 meses de edad siempre que el bebé esté siendo alimentado únicamente con leche materna. La alimentación complementaria podría iniciarse a los 4 meses si estamos dándole al bebé leche de fórmula o maternizada, ya que estas últimas poseen menos nutrientes.

¿Cómo comenzar la alimentación complementaria?

La principal norma a tener en cuenta es: introducir alimentos de uno en uno.

Esto significa que el primer día solo se le de 1 alimento. Es importante dárselo por la mañana para poder observar luego en la tarde o en la noche si este alimento provocó algún tipo de alergia, intolerancia, vómitos o diarrea.

Al segundo día, si con el primer alimento fue bien, introduciremos el segundo alimento junto con el primero, incluso pudiendo hacer una combinación de ambos. Si por el contrario se prefiere no mezclarlos, se puede dar por la mañana uno y al mediodía otro.

Es recomendable evitar dar al bebé alimentos por la tarde o por la noche, debido a que pueda ocurrir algún acontecimiento anormal.

Es importante no delegar este proceso a familiares como los abuelos o alguien encargado del cuidado, por si no estuviera capacitado para cualquier urgencia que pueda pasar.

¿Cuál es el momento idóneo para iniciar con cada alimento?

  • Agua: a partir de los 6 meses se empieza a dar a demanda, según lo pida. Mientras son lactantes, el contenido en agua lo aportará la leche materna.
  • Verduras y hortalizas: a partir de los 6 meses se recomiendan todas, incluso mezcladas con un poco de aceite de oliva o arroz. Hay que tener especial cuidado con algunas de alto contenido calórico como espinacas, remolacha, acelgas y nabo, que habría que esperar hasta los 12 meses.
  • Frutas: pueden empezar a darse también a partir de los 6 meses, iniciando en pocas cantidades para que se pueda complementar con la leche materna. Se deben evitar los zumos y jugos, ya que aumenta el contenido calórico prevaleciendo el contenido en azúcares, además se pierde la fibra presente de forma natural en la fruta.
  • Cereales: se pueden introducir en el pan, galletas con bajo contenido en azúcares, arroz y en la pasta. Lo más recomendable es dar un poco cada día. Hay que tener en cuenta que debemos empezar administrando cereales sin gluten y a medida que el organismo se va acostumbrando, introducir poco a poco los cereales con gluten.
  • Carne: a partir de los 6 meses podemos probar con cualquier tipo de carne, por ejemplo con pollo o conejo. La carne de cerdo y ternera es más difícil de digerir, por lo que observaremos qué tal le sienta y usaremos los cortes más tiernos, como el solomillo.
  • Pescado y marisco: evitar peces grandes por la acumulación de mercurio y mariscos por la alta concentración de cadmio. Hasta los 3 años aproximadamente no es recomendable introducir este tipo de alimentos.
  • Legumbres: al igual que las verduras, pueden ser introducidos desde los 6 meses, mejor si se acompaña de alimentos ricos en vitamina C, como los cítricos, para ayudar a la absorción del hierro presente en las legumbres.
  • Huevos y lácteos: a partir de 6 meses con moderación.
  • Aceite de oliva: mejor si es de oliva virgen extra. Puede acompañar para dar sabor y aportar algo más de calorías a verduras con bajo contenido calórico, siempre en crudo.
  • Sal, azúcar y edulcorantes: evitar siempre, incluida la miel. 

 

La cantidad de comida que tendremos que darle al bebé dependerá de la cantidad de la lactancia con leche materna. Es un error muy común presionar al bebé para que coma más cantidad de alimentos. Dejaremos que, a medida que va descubriendo sabores y texturas, nos pida más comida.

¿Es mejor en papilla o en trozos?

Según las actuales recomendaciones de médicos y pediatras, lo más beneficioso es introducir los alimentos en pequeños trozos o parcialmente triturados para facilitar la deglución y evitar que se atraganten o escupan de la boca la comida.Como hemos comentado más arriba, el zumo de frutas y verduras es altamente calórico y menos nutritivo por lo que es recomendable en pequeños trozitos.Es importante tener en cuenta que la base de la alimentación complementaria es que el bebé se desarrolle de forma saludable y armoniosa. Cada experiencia de sabor y textura es única y mejora el aprendizaje. La alimentación complementaria comienza cuando la leche no es suficiente para cubrir las necesidades alimenticias y de desarrollo del bebé.Actualmente en el mercado existe una amplia variedad de alimentos complementarios preparados y diseñados específicamente para los bebés, como los cereales o papillas de frutas y verduras.No dudes en pasarte a vernos a Plaza de Chamberí, estaremos encantados de ayudarte y cuidar de ti y de tu bebé.

 

 

 

 

 

<a href="https://www.freepik.es/fotos/comida">Foto de Comida creado por prostooleh - www.freepik.es</a>

 

 

0
 

Comentarios

¿Ya està registrado? Ingresa Aquí
No hay comentarios por el momento. Se el primero en enviar un comentario.

Logo Unión Europea

MARÍA PALOMA GARCÍA-MAURIÑO SÁNCHEZ, ha sido beneficiaria del Fondo Europeo de Desarrollo Regional cuyo objetivo es mejorar el uso y la calidad de las tecnologías de la información y de las comunicaciones y el acceso a las mismas y gracias al que ha podido implantar las siguientes soluciones: Presencia web a través de página propia. Esta acción ha tenido lugar durante los años 2018-2019. Para ello ha contado con el apoyo del programa TICCámaras de la Cámara de Madrid”.


-Fondo Europeo de Desarrollo Regional -Una manera de hacer Europa-